Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar labores analiticas y mostrarle publicidad relacionada con sus habitos de navegacion. Al continuar navegando aceptas nuestra Politica de Cookies.
 
INICIO CONTACTAR BOLETÍN COLABORA

Artículos
Prevención del estrés

Contacta
Enlaces
Colabora

Apúntate al boletín de novedades

Estás en: inicio > artículos de Prevención de riesgos laborales > PREVENCIÓN DEL ESTRÉS
VERSIóN IMPRIMIBLEimprimir / 4275 lecturas / Julio 2007

Relajación

La prevención de la tensión excesiva supone la recuperación de la armonía interna y la posibilidad de una vida más saludable.

Las  fisiología nos indica que para que exista un equilibrio en el cuerpo humano, es indispensable una armonía en su metabolismo, sí nos encontramos en medio de tensiones físicas de elevada intensidad, incluso funciones de carácter intelectual o emocional quedarán afectadas, no podré pensar con claridad y las emociones surgirán desbocadas como si tuvieran vida propia.

Para poder acceder a niveles de conciencia superiores hace falta que lo mejor de cada uno esté presente. El estrés actúa como una sombra que impide ver la realidad, no hay nada que imposibilite acceder a la experiencia de una realidad mejor, más que la niebla permanente que frena la experiencia directa de la misma. De tal forma es así que pareciera que lo mejor de nosotros mismos está listo para funcionar siempre, tenemos un “hardware” magnífico; pero nuestro “software” es bastante deficiente (una espesa niebla cubre lo mejor de nosotros), estamos contaminados por toda una serie de aprendizajes culturales que nos limitan y nos hacen daño. Hay una cosa que es muy sorprendente y es que la cultura actual por un lado te hace desear una serie de placeres que se brindan de forma cómoda, fácil y por otra parte te hacen creer desde la infancia (y después cuando somos adultos) que todo placer lleva consigo aparejado una posible muestra de castigo o de dolor. Eso es absurdo, supone la condena desde la niñez a una frustración constante y por tanto hay  miedo, miedo físico y represión, es inevitable el aumento de la tensión y el descontrol del propio gasto energético. Cualquier placer, acabará generando el miedo a su disfrute por la pena imaginaria que ello acarrea.

Las técnicas de relajación intervienen en este proceso y por primera vez sentimos en nosotros que pensamiento, emoción e intelecto son tres fuerzas que unificadas nos permiten una experiencia vital incomparable, las técnicas de relajación mejoran la experiencia vital porque nos permiten acceder y mejorar nuestro contacto interior, logran que establezcamos contacto con la totalidad de lo que somos sin divisiones artificiales.

Es el mismo cuerpo, es la misma mente, pero a la vez cuando existe una relajación consciente podemos decir que hay algo más, la unidad es más que la suma de sus partes.

prevencionweb.com