Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar labores analiticas y mostrarle publicidad relacionada con sus habitos de navegacion. Al continuar navegando aceptas nuestra Politica de Cookies.
 
INICIO CONTACTAR BOLETÍN COLABORA

Artículos
Prevención del estrés

Contacta
Enlaces
Colabora

Apúntate al boletín de novedades

Estás en: inicio > artículos de Prevención de riesgos laborales > PREVENCIÓN DEL ESTRÉS
VERSIóN IMPRIMIBLEimprimir / 5486 lecturas / Julio 2007

RELAJACION, APRENDIZAJE Y DESCANSO

En los cursos de formación de relajación dentro de los programas de los servicios de prevención, nos encontramos con un ligero problema: los adultos queremos aprender de inmediato relajación, toda la vida aprendiendo a tensarnos y queremos en breves instantes obtener todos los beneficios que nos aporta la relajación.

Lo más sorprendente es que mas de la mitad de los participantes en un curso de iniciación a la relajación perciben toda una serie de ventajas desde el primer ejercicio, por lo general una sensación de descanso elevada, una disminución de la sensación de estrés físico, y un estado de calma interior que les resulta muy satisfactoria.

Pero una vez más hemos de insistir en que hay que liberar al adulto del problema del aprendizaje con tensión, y ello es posible.

El problema del aprendizaje de la relajación en el adulto es que éste pretende que a la primera se obtengan  resultados, que además él mismo juzgue como positivos. Los ensayos sucesivos permiten al niño obtener la sensación de éxito, sin embargo los adultos asocian un ensayo que produce error no como la obtención de conocimiento sino con un fracaso de su labor. De hecho en el momento en que se empieza a valorar a un niño por los resultados que obtiene en su aprendizaje, en lugar de por lo que es, éste comienza a tener la sensación de fracaso y menosprecio personal, lo que conduce a una disminución del número de intentos para realizar un aprendizaje determinado.

La descarga de adrenalina , de tensiones ... que se producen al realizar cualquier tipo de deporte, no son una solución definitiva para obtener una relajación bajo control consciente. Nuestras energías han de ser destinadas para trabajar en una posible solución a medio plazo. Una pequeña variación en el ángulo de orientación de nuestra vida hace que esta cambie radicalmente.

Desde relajación se puede entrar en el sueño, logrando un descanso muy profundo. Incluso sin entran en el sueño podemos ser conscientes de cómo un ejercicio corto de relajación nos proporciona una sensación intensa de recuperación. Durante el trabajo de relajación se realiza una caída abrupta del nivel de consumo de oxígeno, el nivel de descanso intenso favorece la recuperación del metabolismo, del sistema inmunitario, del cardio-vascular. Por ello hay que hacer relajación aunque solo sea una vez al día durante un cuarto de hora y por la noche, porque  permite alcanzar un nivel de descanso óptimo, lo cual facilita el acceso a unos niveles de energía a los que normalmente no accedemos, permitiéndonos con ello un  mejor funcionamiento de todo nuestro organismo.

prevencionweb.com