Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar labores analiticas y mostrarle publicidad relacionada con sus habitos de navegacion. Al continuar navegando aceptas nuestra Politica de Cookies.
 
INICIO CONTACTAR BOLETÍN COLABORA

Artículos
Prevención del estrés

Contacta
Enlaces
Colabora

Apúntate al boletín de novedades

Estás en: inicio > artículos de Prevención de riesgos laborales > PREVENCIÓN DEL ESTRÉS
VERSIóN IMPRIMIBLEimprimir / 5039 lecturas / Julio 2007

Relajación y movimiento eficaz

Si el objetivo de un servicio de prevención es evitar accidentes y lesiones, comprenderemos que la prevención como tal implica por un lado el cuidado de los materiales con los que entramos en contacto, pero sin olvidar que el elemento más importante es el ser humano, existen pocos accidentes de descanso y muchos accidentes de trabajo, el movimiento parece ser el desencadenante de una gran cantidad de accidentes, el movimiento inadecuado, excesivo, limitado o inadaptado al esfuerzo es en esencia el desencadenante de una inmensa cantidad de accidentes, enseñar en los cursos de formación la importancia del movimiento económico, util y eficaz es imposible sin contar con las técnicas de relajación.

Debemos comprender la importancia del movimiento en relajación. Para todos nosotros el movimiento es la clave de nuestra vida, de hecho estamos trabajando relajación en cierta forma para que nuestro movimiento sea mejor, para que nuestra acción en el mundo sea superior.

¿Qué significa esto?

Pues significa que como seres humanos poseemos un sistema nervioso que tiene como principal ocupación el movimiento. Tenemos un cerebro admirable que se encarga sobre todo de que yo me pueda mover. Tanto es así que si podemos oír es porque hay un músculo que regula la tensión del tímpano, es ese movimiento el que nos permite escuchar. Podemos ver porque hay una musculatura que es capaz de elevar los párpados y además porque hay unos músculos que actúan como el diafragma en las cámaras fotográficas regulando la luz que estimula nuestro nervio óptico. Podemos comer porque hay unos músculos que trituran los alimentos, los degluten, los baten en el estómago...Estamos vivos porque hay un músculo llamado corazón que palpita y podemos tener relaciones sociales porque podemos hablar, caminar, comunicarnos... La clave de nuestra vida es el movimiento.

Si  me muevo relativamente bien puedo tener la capacidad de practicar un deporte, de tener un trabajo y de relacionarme de forma optima con las personas. 

Sin embargo podemos movernos mal sin ni siquiera percibirlo conscientemente. Podemos llegar a tener una cantidad enorme de pautas distónicas sin llegar a percibirlas. Estos movimientos inconscientes se van adquiriendo desde la infancia, ello es fácilmente perceptible  al realizar los ejercicios de Feldenkrais, ya que el sistema nervioso no identifica estos movimientos como antiguos, conocidos, con lo cual las sensaciones que percibimos al realizarlos son mucho más vivas e intensas que si ya tuviésemos una práctica en su realización. Por otro lado los movimientos nuevos tienden a provocar emociones y pensamientos que no surgen con los movimientos involuntarios o inconscientes que sabemos ejecutar de forma totalmente mecánica o automática.

También sucede que nuestros estados emocionales se ponen de manifiesto en nuestro funcionamiento muscular. Si te sientes bien te mueves de una determinada forma, si te encuentras mal lo haces de forma diferente. Es inevitable. También podemos demostrar que todo el conocimiento que hemos adquirido y que somos capaces de obtener lo hemos hecho a través del movimiento, desde abrir un libro y pasear  muestra mirada por sus páginas para adquirir información o incluso descubriendo sensaciones de nuestro interior a través del movimiento de músculos, órganos internos.... La capacidad de apreciar finalmente el movimiento y ser más astutos, más sagaces, en cuanto a ser más calmados controlando el tono muscular , todo ello afecta a nuestra vida.

prevencionweb.com