Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar labores analiticas y mostrarle publicidad relacionada con sus habitos de navegacion. Al continuar navegando aceptas nuestra Politica de Cookies.
 
INICIO CONTACTAR BOLETÍN COLABORA

Artículos
Prevención del estrés

Contacta
Enlaces
Colabora

Apúntate al boletín de novedades

Estás en: inicio > artículos de Prevención de riesgos laborales > PREVENCIÓN DEL ESTRÉS
VERSIóN IMPRIMIBLEimprimir / 5379 lecturas / Julio 2007

Relajación y movimiento consciente

El objetivo de los servicios de prevención es hacernos conscientes de los peligros que podemos correr en nuestro puesto de trabajo, y tras ello podremos minimizarlos. El objetivo de las Técnicas de relajación en un curso de los servicios de prevención es hacer que nos volvamos conscientes de la importancia de la atención y seamos más capaces de realizar un movimiento adaptado a cada esfuerzo.

El hacer un trabajo consciente sobre el control del movimiento,  es para retomar el control consciente de algunos movimientos, posturas y actitudes corporales que han pasado al inconsciente, porque nuestro cerebro funciona casi exclusivamente con automatismos. A veces percibimos el estrés, pero no nos damos cuenta de que en ese instante la lengua está pegada al paladar superior, los hombros encogidos hacia arriba, la mandíbula prieta, la respiración rápida, la frente fruncida, percibir con conciencia que estos indicadores físicos están presentes no permite invertirlos: relajar la lengua, bajar los hombros, distender la frente, aflojar la mandíbula, calmar la respiración, tomar conciencia implica por si mismo adquirir la posibilidad de un nuevo equilibrio. Nuestro sistema nervioso de adapta de tal forma que los automatismos van dominándolo todo de forma que aunque ya no pensáramos más en nuestra vida podríamos seguir viviendo y actuando, desempeñando tareas, enseñando, leyendo, conduciendo, todo basado en el automatismo más inconsciente. Realmente la raya entre la vigilia y el sueño, es muy estrecha, la posibilidad de un estado en el que pueda existir una conciencia del movimiento y de la postura pasa por la relajación.
Nuestro estado de conciencia es una sensación subjetiva que muchas veces no depende de nuestra intención (tenemos la intención de hacer el ejercicio de relajación sin embargo nos dormimos).

Si estamos tensos muscularmente no podemos estar relajados mentalmente ni viceversa.

Cuando  quieres dar un salto, el cerebro da la orden y  saltas, sin embargo a veces queremos pensar acerca de algo y tu cerebro no te lo permite. Esto ocurre porque cuando un aparato ha estado funcionando mal, cuando ha sido mal usado durante mucho tiempo, requiere también tiempo y dedicación volver a tomar el control, porque el cerebro parece ir y puede ir solo. Cuando una persona entra en coma, parte de su cerebro sigue funcionando sin ninguna directriz del resto de su persona. Somos materia organizada con posibilidad de conciencia, pero que sin conciencia alguna también podemos vivir. En primer lugar pretendemos alcanzar un estado de equilibrio, de verdadera normalidad, solo desde ese estado original podremos avanzar.

prevencionweb.com