Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar labores analiticas y mostrarle publicidad relacionada con sus habitos de navegacion. Al continuar navegando aceptas nuestra Politica de Cookies.
 
INICIO CONTACTAR BOLETÍN COLABORA

Artículos
Prevención del estrés

Contacta
Enlaces
Colabora

Apúntate al boletín de novedades

Estás en: inicio > artículos de Prevención de riesgos laborales > PREVENCIÓN DEL ESTRÉS
VERSIóN IMPRIMIBLEimprimir / 4014 lecturas / Julio 2007

Relajación y energía

Nuestro sistema nervioso no dispone de una reserva de energía tan grande como la que tiene nuestro sistema muscular, ni posee una variedad tan grande de sustancias de las cuales poder obtener la energía. Podemos observar experimentalmente que cuando una persona ya está absolutamente agotada y ya no puede dar un paso más, conectando sus brazos y  piernas a un aparato de electro estimulación se logrará que sus músculos sigan contrayéndose; pero sin embargo su sistema nervioso ya no da un impulso más, no puede. Estamos organizados de tal manera, que nuestro sistema nervioso, que es el que tiene la espoleta que descarga la energía, se agota muchísimo antes que el resto de los sistemas orgánicos, de tal forma que nuestro cuerpo , tal como es, tiene la energía de un caballo, tremendamente poderoso con una cantidad de energía inmensa y lo que se cansa más pronto, lo que se agota antes es el jinete. En condiciones normales no debería ser así, si el equipo que poseemos ha evolucionado en conjunto, esto se puede explicar, ya que el cuerpo todavía descansa unas horas al día pero es que la cabeza, el jinete, apenas descansa unos minutos. Algunos de los que hayan hecho los ejercicios de relajación habrán comprobado que durante esos momentos no han estado pensando en los problemas del día. Lo especialmente útil sería estar absolutamente aquí con tu pensamiento, tu sentimiento, tu sensación y tu acción. Y después cuando te encuentres en otra situación distinta estar con todo tu Ser allí. Si no conseguimos que esto suceda, ese jinete estará totalmente exhausto porque tiene que prestar atención a cuarenta cosas a la vez. Una de las formas de ayudarle a que pueda reposar un poco es con el trabajo de relajación. Porque permite que en unos breves instantes haya un reposo del sistema neurológico y es una orientación que estamos manteniendo conscientemente.

Concluyendo, diremos que el trabajo de relajación supone ser capaces cada vez de tener más control, ser capaces cada vez de tener más atención, más memoria y de hacer que podamos percibir las experiencias que hemos tenido hoy de una forma intensa y guardarlas en la memoria de igual modo.

Comentario: Existe una clara dificultad especialmente en algunos hombres para hacer el trabajo de relajación con la imaginación. Se suele producir cierto rechazo a esta clase de ejercicios, aunque la experiencia demuestra que, de una manera relativamente rápida, las personas que obtienen más satisfacciones del trabajo son las que en un principio mostraban una resistencia especial. El equipo es el mismo y tienen idéntico potencial el de  hombres y de mujeres, solo que durante un espacio de tiempo las mujeres han dedicado un trabajo de forma consciente o inconsciente a la visualización y les resulta más fácil dicho trabajo. Por el contrario algunas mujeres suelen tener un poco más de dificultad para hacer el trabajo que requiere esfuerzo físico, como las técnicas de Jacobson, esta dificultad cede rapidamente con tan solo un poco de practica.

prevencionweb.com