Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar labores analiticas y mostrarle publicidad relacionada con sus habitos de navegacion. Al continuar navegando aceptas nuestra Politica de Cookies.
 
INICIO CONTACTAR BOLETÍN COLABORA

Artículos
Prevención del estrés

Contacta
Enlaces
Colabora

Apúntate al boletín de novedades

Estás en: inicio > artículos de Prevención de riesgos laborales > PREVENCIÓN DEL ESTRÉS
VERSIóN IMPRIMIBLEimprimir / 5484 lecturas / Julio 2007

TECNICAS DE RELAJACIÓN PARA VIVIR MEJOR

Como todos sabemos la sensación de estrés es una sensación de displacer, es una sensación ingrata y paralizante. Se traduce en una experiencia física y emocional de desagrado profundo, en ese estado nada se puede ver de manera positiva, y nuestra acción en el mundo será como nuestra experiencia de él: desagradable y áspera.

Las sensaciones más placenteras desde el punto de vista intelectual, emocional, físico... provienen de un descarga de energía. Nunca hay sensaciones placenteras que provengan de un “encerrarse” dentro de uno mismo. Siempre las sensaciones de placer intenso provienen de movimientos de nuestro cuerpo, de una búsqueda de información o a través de un acto creativo. Casi nada que suponga ahorro de energía resulta placentero, solo en el caso de que ese ahorro vaya en la dirección de producir un mejor funcionamiento general.

Casi todo el esfuerzo está destinado a trabajar bien, técnicamente, con mucho sacrificio, sin embargo lo más importante es que el material con que se trabaja funcione perfectamente. El ejemplo clásico es el de  “si voy a tocar un violín, lo primero es que esté afinado”. Mi principal esfuerzo es que las cuerdas tengan su grado de tensión, que la madera tenga la humedad adecuada y que esté perfectamente ajustado, después vendrá que yo trabaje bien y que técnicamente los movimientos sean los correctos. Esto es exactamente lo que ocurre con la mayoría de las personas,  se empeñan en sacar bellas composiciones de violines totalmente desafinados y lo que obtienen son ruidos. Hay que afinar el equipo.

Estamos muy mal preparados para responder a energías agresivas organizadas, yo puedo resistir perfectamente que un señor me de una paliza o incluso una fractura; pero sin embargo ante una palabra de una persona que tengo cariño, que aprecio, que es para mí importante, ante solo una palabra mi cuerpo puede hundirse. ¿Qué ocurre? Pues que nosotros estamos organizados genéticamente para ser capaces de responder perfectamente a agresiones desorganizadas, a agresiones físicas (un palo, una piedra) pero ante energías que están muy codificadas no, la explicación es sencilla, el hombre no ha tenido que enfrentarse a este tipo de relación hasta hace muy poco. Ocurre por todo ello que hay personas que acaban con su vida porque no soportan la presión a la que están sometidas, también hay mucha gente que acaba con su vida aunque sigue pagando a hacienda todos los años, dice STOP , vive biológicamente aunque se ha suicidado evolutivamente. En el hombre hay dos posibilidades: vivir a nivel humano ,o vivir a nivel animal.

prevencionweb.com