Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar labores analiticas y mostrarle publicidad relacionada con sus habitos de navegacion. Al continuar navegando aceptas nuestra Politica de Cookies.
 
INICIO CONTACTAR BOLETÍN COLABORA

Artículos
Prevención del estrés

Contacta
Enlaces
Colabora

Apúntate al boletín de novedades

Estás en: inicio > artículos de Prevención de riesgos laborales > PREVENCIÓN DEL ESTRÉS
VERSIóN IMPRIMIBLEimprimir / 6843 lecturas / Julio 2007

Regulación del Estrés

Los servicios de prevención consiguen con las técnicas de relajación que en la empresa pueda existir un equilibrio entre trabajo, estrés y relajación.

El trabajo de relajación no pretende que se elimine el estrés. Éste es necesario para la vida y además de ello, hay que tener en cuenta que todas aquellas sensaciones que son agradables vienen precedidas de estrés. Aprender a relajarse implica recuperar la capacidad para adaptarnos al estrés, a la vida. 

Normalmente creemos que cuanto más esfuerzo previo mejor, sin embargo la clave está en saber diferenciar entre creencia, información y conocimiento. La creencia es lo que uno piensa que debe ser la verdad, la información es algo que te orienta hacia lo que puede ser la verdad y el conocimiento es cuando tú integras a través de la experiencia y comparas algo que has hecho siempre con otra  cosa que puedes hacer a partir de ese momento, eso requiere cierto valor porque salirse del hábito implica un gran coste.

El trabajo para intentar conseguir una regulación activa puede ser muy beneficioso en nuestra vida diaria, puesto que permite que no se tengan que realizar continuos sacrificios para realizar cualquier labor. Es decir, entrenarnos en cualquier tarea cotidiana con el compromiso de intentar realizarla “mejor”. Un ejemplo sería intentar fregar los platos sin mantener la mandíbula apretada, cuando empezamos a liberar pautas distónicas la cosa mejora. Deberíamos saber usar la tensión correcta en cada movimiento, y al mismo tiempo relajar aquellas partes que no están en ese momento trabajando. Un maratoniano cuando da el impulso con una pierna está relajando la otra, de está forma tiene una capacidad mayor de llegar a meta en unas condiciones más óptimas. Esto lo hacen unos de forma consciente porque ha recibido información es esta área y otros de forma inconsciente. Cualquier deportista de elite sabe controlar su tensión muscular. También puede ocurrir que con un esfuerzo desmesurado se consiga el éxito; pero no se consigue repetirlo más veces, en determinadas circunstancias encontramos una serie de confluencias de energía y en ese instante se consigue un resultado. ( Ej: Salto de Bob Beamon en México). Esto demuestra que cuando en  un hombre o mujer se conectan centros de inhibición, de estimulación... que normalmente están desconectados se consiguen resultados espectaculares y solo en ese momento.

Nuestro cerebro tiene capacidad de retroalimentación e incluso de alimentación anticipada.  Ej.: La mosca que se golpea continuamente contra el cristal de la ventana, la evolución no le ha permitido adaptarse al cristal, sustancia nueva para ella. Sin embargo en el hombre ha habido un desarrollo neuronal muy poderoso en un tiempo en el que pareciera que no era preciso. La naturaleza experimenta,  nosotros tenemos una capacidades  y posibilidades increíbles que están pendientes de realización, de que cada uno las descubra. No es preciso quedarnos con el  mínimo funcionamiento que nos permite (exige)  la sociedad. Corremos el riesgo de ser útiles a la sociedad sin serlo a  nosotros mismos. Podemos desarrollar una labor como fisioterapeutas, directores de empresa, amas de casa y ser útiles a solamente a los demás ( más productivos, más infelices). Además esta sociedad se encarga de que con el paso del tiempo las únicas preguntas que te propongas sean del tipo de cómo conseguir más dinero, más estatus y una vejez más cómoda. Intenta pensar cuál es el objetivo de la vida, es más cuál es tú propia meta, o si dedicas tanto dinero a mantener tu salud, tu bienestar como inviertes en tu coche. Funcionamos de una forma absolutamente anormal con respecto a lo que son los objetivos de nuestra vida, una vida única, somos seres  originales, cuando cese nuestra vida no volverá a existir jamás un ser vivo con nuestras características. Desde el punto de vista de las tradiciones culturales primitivas esto supone que cada uno de nosotros somos en sí mismos sagrados, ya que somos seres únicos.

¿Cada uno de nosotros vive su vida como si él fuera un Ser Sagrado?. Habría que verlo.

Así que aprender a controlar el estrés no es tan solo eso, es volver a tomar las riendas de NUESTRA VIDA con mayúsculas.

prevencionweb.com