Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar labores analiticas y mostrarle publicidad relacionada con sus habitos de navegacion. Al continuar navegando aceptas nuestra Politica de Cookies.
 
INICIO CONTACTAR BOLETÍN COLABORA

Artículos
Prevención del estrés

Contacta
Enlaces
Colabora

Apúntate al boletín de novedades

Estás en: inicio > artículos de Prevención de riesgos laborales > PREVENCIÓN DEL ESTRÉS
VERSIóN IMPRIMIBLEimprimir / 5098 lecturas / Julio 2007

Salud y estrés

El estrés debilita el organismo y lo vuelve vulnerable ante las más diversas patologías, por un lado es capaz de favorecer su aparición y por otro de agravarlas, el estrés afecta de forma muy directa al sistema inmunológico al que socava sometiendolo a demandas de adaptación permanentes en busca de una homeostasia perdida, el estrés aumenta la frecuencia cardíaca, ventilatoria, la presión arterial, la tensión muscular, todo nuestro cuerpo se vuelve una olla a presión a punto de estallar, además hemos de tener en cuenta que el estrés estimula el comportamiento tendente a establecer hábitos poco saludables como el consumo de drogas, alcohol o tabaco.

Determinadas formas de comportamiento afectan negativamente a la salud, y otras la favorecen, ¿por qué?, porque no puede ser de otra forma: cuando el cuerpo está sometido a una respuesta de alarma permanente todos los sistemas y funciones ven acelerados su cometido y al final un órgano diana falla, una personalidad tipo C confía y no responde desaforada ante todo estímulo, las fases de alarma se reducen y el cuerpo resiste. En el pasado quizás no hubiera sobrevivido, responder de forma limitada o no responder frente a un   ruido en la maleza que quizás sea un depredador puede salir bien 99 veces pero si a la 100 hay un depredador real, se acabó, pero estamos hablando del pasado en que las fases de alarma eran previsiblemente pocas y valía la pena responder en exceso a todas, sin embargo ahora los estresores capaces de producir una reacción de alarma son casi infinitos y el que no va a subsistir es el que reaccione en exceso ante todos ellos. Ello no elimina el que nuestra programación genética nos impele a reaccionar en exceso y que solo una adaptación cultural como la relajación nos impedirá este desatino.

prevencionweb.com