Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar labores analiticas y mostrarle publicidad relacionada con sus habitos de navegacion. Al continuar navegando aceptas nuestra Politica de Cookies.
 
INICIO CONTACTAR BOLETÍN COLABORA

Artículos
Prevención del estrés

Contacta
Enlaces
Colabora

Apúntate al boletín de novedades

Estás en: inicio > artículos de Prevención de riesgos laborales > PREVENCIÓN DEL ESTRÉS
VERSIóN IMPRIMIBLEimprimir / 4973 lecturas / Julio 2007

BASES FISIOLÓGICAS DE LA RELAJACIÓN

Vemos pues que existe un modelo de respuesta orgánica que tiene que ver claramente con el estado de estrés y que básicamente se caracteriza por un aumento del ritmo cardíaco, aumento de la presión arterial, del consumo de oxígeno, aumento de la tensión muscular y así sucesivamente, en suma una activación del sistema simpático preparándonos para una acción inmediata.

El entrenamiento en técnicas de relajación nos permite obtener precisamente una respuesta de relajación sensiblemente contraria a la anterior, las técnicas de relajación son capaces de activar el sistema nervioso parasimpático y de inhibir parcialmente el funcionamiento excesivo del sistema simpático.

Con la relajación se produce una disminución de la frecuencia cardíaca, disminuye el consumo de oxigeno y la tensión muscular, produciéndose al mismo tiempo un mayor nivel de conciencia corporal. En cierta medida hay un estado de satisfacción que acompaña a la percepción de que se es capaz de actuar sobre el propio cuerpo de forma voluntaria y lograr unos efectos deseados: calma, tranquilidad, paz, en ocasiones una sensación de armonía, todo parece encajar, se es el artífice de la propia calma, sin tener que ingerir pastillas y cambiar el estrés por una gastritis.

La relajación es el punto de apoyo desde el que mover el propio mundo, es muy difícil reconocerse uno mismo en estado de tensión, esencialmente porque es difícil reconocer estados permanentemente cambiantes, no hay un estado de estrés estable, es difícil reconocerse a si mismo en medio de la inestabilidad. Sin embargo la relajación permite observar un estado de inmovilidad física, y en ocasiones también emocional e intelectual, es más puedo observar como tomando el control de mi inmovilidad-movilidad (respiración, manos, contracciones) la calidad de los pensamiento y emociones cambian, me doy cuenta de  como mis movimientos afectan a todo mi yo, y como mi capacidad para desarrollar un movimiento equilibrado me afecta íntegramente.

prevencionweb.com