Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar labores analiticas y mostrarle publicidad relacionada con sus habitos de navegacion. Al continuar navegando aceptas nuestra Politica de Cookies.
 
INICIO CONTACTAR BOLETÍN COLABORA

Artículos
Prevención del estrés

Contacta
Enlaces
Colabora

Apúntate al boletín de novedades

Estás en: inicio > artículos de Prevención de riesgos laborales > PREVENCIÓN DEL ESTRÉS
VERSIóN IMPRIMIBLEimprimir / 3781 lecturas / Julio 2007

Relajación y adaptación

La relajación es una estrategia evolutivamente estable, la tensión es la llave de la inestabilidad, los servicios de prevención son conscientes de que la tensión es una fuente de problemas graves en la empresa, la familia y la sociedad.

El ser humano ha evolucionado genéticamente debido a su capacidad de adaptación. Esta cualidad la posibilita en esencia el cerebro humano, siendo capaz de aportar los medios adecuados para poder sobrevivir en circunstancias adversas. Ello supone que una persona que vive en los hielos ha de renunciar de forma inevitable a toda una serie de posibilidades que tiene una persona que vive en el trópico. Eso evidentemente le afecta.  El cerebro nos permite  adaptarnos a situaciones extremas; pero no sin sufrir unas mermas en nuestras posibilidades humanas.

Cuando las personas no pueden tener una relación decente, completa y natural en un entorno que le proporcione emociones, sensaciones y pensamientos en relación a lo que debe ser  una vida real, genera de forma artificial dichas emociones, sensaciones.... Las personas no ven seriales de T.V. porque sean retrasados mentales, sino porque necesitan para vivir de dichas emociones tanto como del alimento, de forma que una persona puede estar sin comer un mes, sin beber una semana, sin respirar un minuto; pero sin tener sensaciones del exterior puede estar apenas unos segundos. Se han realizado pruebas de aislamiento sensorial en las que se ha ido eliminando sensaciones de: peso, temperatura, vista, oído...estando conectado a unos receptores que captan el ritmo cardiaco, la actividad cerebral y el ritmo respiratorio, pudiéndose comprobar que conforme se van eliminando sensaciones esas personas se  acercan al estado de coma. Todos cuentan al finalizar la prueba que ellos mismos generaban un mundo interno de situaciones en las que ellos han vivido como  reales. El cerebro funciona de tal forma que si no puedes obtener “lo mejor” por lo menos te ofrece algo antes de hundirte por completo. Y todos podemos ver una cierta tendencia a querer lo que tenemos en caso de no poder tener lo que queremos.

 Las personas podemos adaptarnos a situaciones desesperadas si poseemos algún escape, si tenemos algún reducto donde poder liberar las tensiones.

prevencionweb.com