Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar labores analiticas y mostrarle publicidad relacionada con sus habitos de navegacion. Al continuar navegando aceptas nuestra Politica de Cookies.
 
INICIO CONTACTAR BOLETÍN COLABORA

Artículos
Prevención del estrés

Contacta
Enlaces
Colabora

Apúntate al boletín de novedades

Estás en: inicio > artículos de Prevención de riesgos laborales > PREVENCIÓN DEL ESTRÉS
VERSIóN IMPRIMIBLEimprimir / 3801 lecturas / Julio 2007

LA RELAJACIÓN TÉCNICA CONSCIENTE

La formación en los servicios de prevención pretende siempre cambiar actitudes, posturas o hábitos incorrectos, por otros que supongan un beneficio claro para aquel que opte por integrarlos en sus quehaceres cotidianos, ocurre que los hábitos de estrés han sido aprendidos desde la infancia, en casa, en el colegio, en la calle, en la actividad deportiva o laboral, la respuesta de estrés es automática, no requiere atención, es una habilidad negativa que todo el mundo ha desarrollado quiéralo o no. Ante este enemigo silente y altamente perjudicial, los servicios de prevención ofrecen la posibilidad de entregar una opción consciente de mucha mayor calidad, la respuesta de relajación que tras ser aprendida y practicada formará parte de nosotros ofreciéndonos unas perspectivas vitales infinitamente mejores que la respuesta de tensión.
La relajación debe ser aprendida como una técnica que permite optar a una respuesta no automática, por tanto una respuesta elaborada frente a las demandas cotidianas o excepcionales con que nos encontramos. Es un medio especialmente útil para modificar mi respuesta fisiológica frente a las agresiones del entorno.

Si la balanza permanece siempre inclinada hacia el predominio del sistema simpático, estaremos sometiendo al organismo a un sobreesfuerzo permanente, en las fases de alarma y resistencia se producirán adaptaciones para responder y adecuarse a las demandas, si ello no llega a suceder  eficazmente y no se establece un equilibrio que oscile hacia la activación del Sistema nervioso parasimpático se alcanzará la fase de agotamiento, aparecerán síntomas de fatiga en diversos órganos y comenzaran a mostrarse las mal llamadas enfermedades sico-somáticas,  que deberían llamarse fisiosomáticas ya que es un fallo en la capacidad de respuesta física frente a la tensión física la que acaba causando agotamiento en uno o mas órganos físicos.

La activación del sistema hormonal produciendo adrenalina, noradrenalina, etc. en cantidades anormales acabará afectando al sistema inmune, a las capacidades intelectuales, perturbando al conjunto, nuestra mente acabará sufriendo un déficit en sus funciones, si la función del cerebro es pensar su capacidad de pensamiento se verá debilitada al igual que otros órganos verán mermadas sus funciones y capacidades. El corazón verá afectada su frecuencia y presión, los pulmones su ritmo y asi con el resto.

Lo que podemos comprobar con la práctica es que la musculatura es un intermediario en el proceso del estrés, un intermediario que hábilmente entrenado desarrollará las transacciones a nuestro favor, ayudándonos a liberar conscientemente la tensión.

prevencionweb.com