Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar labores analiticas y mostrarle publicidad relacionada con sus habitos de navegacion. Al continuar navegando aceptas nuestra Politica de Cookies.
 
INICIO CONTACTAR BOLETÍN COLABORA

Artículos
Prevención del estrés

Contacta
Enlaces
Colabora

Apúntate al boletín de novedades

Estás en: inicio > artículos de Prevención de riesgos laborales > PREVENCIÓN DEL ESTRÉS
VERSIóN IMPRIMIBLEimprimir / 4732 lecturas / Agosto 2007

LA RELAJACIÓN ESTADO DE INTENSA ACTIVIDAD SIN TENSIÓN INUTIL

En algunos casos los servicios de prevención se encuentran con la dificultad de transmitir que la relajación no es para hacer menos, sino más y de mejor calidad, los servicios de prevención enfocan las técnicas de gestión de estrés como un medio para llegar a alcanzar un equilibrio interno que se vera sin duda reflejado en la acción externa y tendrá su reflejo en el estado de salud percibida.

Un error común es considerar la relajación como un estado de pasividad , no es así en modo alguno. La relajación es un especial modo de actividad en que gran cantidad de centros permanecen estimulados, centros sensitivos, centros de control, y muy en especial aquellos de los que depende directamente los niveles de conciencia más elevados. La relajación es un estado de alta actividad de los centros más elevados del hombre. El movimiento humano debería proceder de esta actividad descrita, los movimientos que componen nuestra vida requieren una distribución organizada de tensiones-distensiones no sucederá por casualidad, sucedía de forma natural en tiempos en los que existía un equilibrio con el entorno y en la jornada se dedicaba más tiempo al descanso que al trabajo, ese tiempo existió. Existen tribus en la actualidad en que se dedican 8 horas a la semana a trabajar. No es eso a lo que aspiramos pero es a eso a lo que estamos adaptados genéticamente.

No estamos integrados en aquel mundo del  pasado, pero tampoco lo estamos en este. La simple sensación de seguridad es mucho más compleja ahora; ya no puedo ir a cazar y vivir de ello, la “caza” ahora es mucho más elaborada. Se depende más de las formulas adecuadas de comportamiento, de conducta que del poder físico para tener garantizado un orden en el mundo, un equilibrio neurológico.

Parte del problema radica en la confusión existente entre lo externo y lo interno, entre los mundos que hay más allá de mi piel y dentro de ella, casi toda la educación que se recibe está orientada a lo externo y la que tiene que ver con el propio individuo se realiza en dirección al área intelectual de forma casi exclusiva. Con el paso del tiempo se acaba reaccionando como lo hace un espejo, lo externo produce de inmediato una respuesta automática en la persona que se reflejará en sus actos, emociones y opiniones, conformando esta misma reacción un mundo más automático. Pareciera que no existiese posibilidad alguna de resistirse a la mecanicidad del mundo externo y sin embargo la hay, no es preciso en un mundo dominado por lo inconsciente tornarse como medio de adaptación más y más inconsciente. Las técnicas de relajación ya desde un principio permiten observar desde la calma algunos automatismos que por el hecho de ser observados cambian, es más el entrenamiento en un estado de calma cotidiano proporciona la experiencia viva de que es posible acceder a un estado de conciencia diferente del aceptado como usual y en breves segundos, esto me proporciona una oportunidad de la que carecía antes de conocer la experiencia práctica de la relajación. La Relajación siempre me aproxima al cuerpo, y este es lo que yo soy, en mi totalidad soy este cuerpo, el enfoque hacia un pensamiento, emoción y sensación psíquicos nos alejan de la realidad orgánica, la única capaz de probar su existencia al menos por ahora.

prevencionweb.com