Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar labores analiticas y mostrarle publicidad relacionada con sus habitos de navegacion. Al continuar navegando aceptas nuestra Politica de Cookies.
 
INICIO CONTACTAR BOLETÍN COLABORA

Artículos
Prevención del estrés

Contacta
Enlaces
Colabora

Apúntate al boletín de novedades

Estás en: inicio > artículos de Prevención de riesgos laborales > PREVENCIÓN DEL ESTRÉS
VERSIóN IMPRIMIBLEimprimir / 4287 lecturas / Agosto 2007

Somos sensación, la vida sucede en paralelo

Los servicios de prevención con los cursos de técnicas de relajación buscan ampliar las posibilidades de acción en el mundo real, cuando pienso que solo tengo una posibilidad, necesariamente hay tensión,  con la formación en técnicas de relajación los servicios de prevención nos muestran que nuestras posibilidades son muy amplias y que limitarnos a la experiencia lineal del pensamiento es auto limitarnos en exceso.
Somos sensación, si no recibo sensaciones no puedo estar activo en el mundo, necesitamos ver, oír, oler, sentir el aire, la presión, la temperatura, si carezco de toda sensación de forma permanente no hay nada en mi que pueda relacionarse con el mundo externo, con el mundo interno, nada. Olvidamos que somos sensación y le damos al pensamiento todos los méritos, le otorgamos todos los logros habidos y por haber, lo colocamos como rey en un trono del que no es más que un usurpador pues el pensamiento no puede experimentar directamente la vida, el pensamiento es lineal puede tratar las cosas una a una y en esto es muy potente cuando se necesita procesar la información y tratarla de esta forma, pero la vida sucede en paralelo, las sensaciones ocurren en paralelo, el pensamiento no puede experimentar la sensación, pero puede limitarla para que se ajuste a sus deseos (posibilidades), a su limitada funcionalidad lineal, a su autoridad, haciendo de la vida una experiencia rectilínea, empobrecida, confinada a las rutinas de un pensamiento que se piensa a si mismo una y otra vez con los mismos tópicos típicos, con las mismas frases hechas, con más de lo mismo. El pensamiento funciona de lo conocido a lo conocido, la memoria es útil pero es pasado, el presente es la vida, la realidad sucede ahora y es sensación.

La relajación nos introduce en la tarea de volver a intentar un ejercicio práctico de sensación, nos invita a sentir el cuerpo y sus sensaciones, sin juzgarlas, sin compararlas, dejando de esta forma el pensamiento automático al margen de la experiencia, por unos instantes al menos, y cuando aparece durante el ejercicio recordando cosas sin interés alguno puedo percibir con claridad como en ocasiones quedo cautivo de ese pensamiento involuntario que sucede en mi, sin mi intervención consciente.

La relajación no es para relajarse, la relajación es un conjunto de técnicas que permiten una tensión de realización, activadora de energías. La tensión ordinaria no es para tensarse, es un medio de represión capaz de inhibir la acción de las energías vitales, limitando la experiencia y conformándola a una experiencia anterior y enfocada a un mundo tal como el pensamiento dice que es y debe ser. El presente es de tal forma y el futuro debe ser de tal otra, solo el pensamiento hace esto, y de esta forma crea una separación entre lo que es y lo que debería ser, añadiendo más y más tensión a la experiencia, hasta que al final las personas acaban el día agotadas, y se levantan por la mañana ya cansadas, pues nadie puede con el peso del hoy, del ayer y del mañana sobre sí, y la tensión se acumula sin que nadie proporcione una herramienta sencilla que permita al menos una leve ayuda para aflojar esa musculatura tensa que consume la energía preciosa que produce mi cuerpo. Esa herramienta es la relajación, capaz de relajar la musculatura sin proporcionar una gastritis a cambio.

Una de las dificultades con que cuenta el aprendizaje o la practica de la relajación es que todo el mundo cree que sabe relajarse, que con descansar un fin de semana o con tomar unas vacaciones ya se produce una relajación automática, el asunto es que al volver la tensión sigue donde estaba. Precisamente la relajación no tiene nada de automática, es preciso un trabajo consciente, atento y voluntario para que el aprendizaje de las técnicas sea efectivo, en esto no se diferencia en nada otros aprendizajes, no se pueden aprender artes marciales intelectualmente, ni pintura, ni ninguna otra cosa que requiera experiencia, sensación.

prevencionweb.com