Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar labores analiticas y mostrarle publicidad relacionada con sus habitos de navegacion. Al continuar navegando aceptas nuestra Politica de Cookies.
 
INICIO CONTACTAR BOLETÍN COLABORA

Artículos
Prevención del estrés

Contacta
Enlaces
Colabora

Apúntate al boletín de novedades

Estás en: inicio > artículos de Prevención de riesgos laborales > PREVENCIÓN DEL ESTRÉS
VERSIóN IMPRIMIBLEimprimir / 3901 lecturas / Agosto 2007

Servicios de Prevención. Ejercicios preparación a la relajación II

Continuamos con los ejercicios de preparación a la relajación en referencia a los cursos de los Servicios de prevención del estrés.

Ejercicio 6.- Comenzamos como en el ejercicio cinco, solo que ahora iremos incluyendo progresivamente la sensación del otro brazo, la respiración de nuevo, la percepción de la pierna derecha, la respiración, la pierna izquierda, la respiración. Y tras ello la percepción de ambos brazos y la respiración, de ambas piernas y la respiración, de brazos y piernas juntos y la respiración, sin prisa alguna, de forma pausada, lentamente.......quizás a lo largo del ejercicio aparece alguna emoción de calma, de tranquilidad, la observo, tal como he hecho en los anteriores ejercicios, sin darle mas ni menos valor que a la flor, le concedo importancia solo a la observación, observo sin juzgar, sin identificarme con la emoción de calma, de paz, de tranquilidad. No me quedo en la percepción de la emoción, recorro el cuerpo, lo siento, no permanezco en la degustación de la emoción de calma, está ahí y además recorro el cuerpo y siento la sensación orgánica de mi peso, la tensión o la distensión muscular, el hormigueo, o el calor.

Ejercicio 7.- Comenzamos como el  ejercicio cinco, voy integrando las sensaciones de ambos brazos y piernas, la respiración y la percepción de la sensación de ambos brazos y piernas, todo ello en un recorrido lento y suave, un recorrido dulce por las sensaciones corporales de mis extremidades y la respiración, aparece quizás algún pensamiento, lo observo sin identificarme con él, me doy cuenta de que los pensamientos tienden a aparecer por su cuenta sin que yo lo provoque, lo observo, como haría con una vela o una flor, tomo conciencia de estos pensamientos que aparecen y desaparecen como nubes en un cielo azul, si los observo desaparecen, si intento eliminarlos cobran fuerza y se agarran al ejercicio. Los observo pero no me identifico con ellos, no busco interpretación ni juzgo, observo con toda mi atención y cuando se alcanza el tiempo fijado finalizo el ejercicio.

Como hemos explicado existen muchos métodos de relajación, en su conjunto forman el cuerpo de conocimientos de la Relajación, cada método aporta una visión de la calma, de la paz interior, y son válidos en tanto esto suceda, es como si un observador viera el mar desde la costa y otro desde un acantilado, el mar no cambia, lo que es diferente es el lugar de emplazamiento del observador, quizás sea interesante tener ambas visiones, o incluso una tercera observando el mar desde una montaña tierra adentro, y una cuarta, y así sucesivamente. Ello me permitirá tomar conciencia de que cuando yo cambio todo cambia, pero el mar está ahí siempre, siempre puedo volver a la calma, cuando estoy inquieto, con estrés, puedo volver a la calma, se que puedo.

prevencionweb.com