Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar labores analiticas y mostrarle publicidad relacionada con sus habitos de navegacion. Al continuar navegando aceptas nuestra Politica de Cookies.
 
INICIO CONTACTAR BOLETÍN COLABORA

Artículos
Prevención del estrés

Contacta
Enlaces
Colabora

Apúntate al boletín de novedades

Estás en: inicio > artículos de Prevención de riesgos laborales > PREVENCIÓN DEL ESTRÉS
VERSIóN IMPRIMIBLEimprimir / 4486 lecturas / Agosto 2007

Servicios de prevención. Ejercicios tercero, cuarto, quinto y sexto

Formación en relajación servicios de prevención, continuación de los ejercicios de Schult:

Entrenamiento autógeno. Tercer ejercicio.

  La frase utilizada es:

  Mi corazón late tranquilo.

  Se acompaña de la frase estoy tranquilo, muy tranquilo. También: mi respiración es tranquila, estoy en calma.

  Podemos comenzar con la sensación de los latidos en el brazo derecho, quizás lo percibamos antes en la mano y especialmente en el pulpejo de los dedos, y después hacemos un recorrido por diversas zonas del cuerpo. Solo hacemos el ejercicio si percibimos que no se produce ninguna sensación desagradable, si observamos que va apareciendo una sensación de calma, de paz proseguimos, en caso de que surja cualquier sensación de ansiedad o similar lo abandonamos. Recordar que a algunas personas les molesta la percepción de su propio latido. No insistir en ese caso.
 Proseguimos hasta repetir seis veces en los lugares en que centro mi atención: mi corazón late tranquilo o mi corazón late fuerte y tranquilo.

    La vuelta al estado de vigilia puede hacerse flexionando y extendiendo los brazos, o simplemente abriendo y cerrando los puños de las manos, tomando aire con más intensidad y abriendo los ojos.

  Entrenamiento autógeno. Cuarto ejercicio.

  La frase utilizada es:

  Mi respiración es tranquila.

  Se puede acompañar de la frase estoy tranquilo, muy tranquilo.

  Continuamos con el desarrollo del ejercicio tal como se ha ido explicando en los ejercicios anteriores, procuramos sentir y observar la respiración sin modificarla, procurando no actuar sobre la intensidad o la duración de la misma, dejamos que la respiración suceda libremente y observamos. La vuelta al estado de vigilia como en los demás ejercicios.

  Entrenamiento autógeno. Quinto ejercicio.

  La frase utilizada es:

  Mi plexo solar irradia calor.

  Se acompaña de la frase estoy tranquilo, muy tranquilo.  La vuelta al estado de vigilia como en los demás ejercicios.

  Entrenamiento autógeno. Sexto ejercicio.

  La frase utilizada es:

  Mi frente esta fresca.

  Se acompaña de la frase estoy tranquilo, muy tranquilo.

  Se puede acompañar de una visualización en la que imagino el frescor de la brisa cuando incide sobre mi frente en un día caluroso.
  Procedemos como en el resto de los ejercicios en lo que se refiere a duración, y finalización del mismo.

prevencionweb.com