Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar labores analiticas y mostrarle publicidad relacionada con sus habitos de navegacion. Al continuar navegando aceptas nuestra Politica de Cookies.
 
INICIO CONTACTAR BOLETÍN COLABORA

Artículos
Prevención del estrés

Contacta
Enlaces
Colabora

Apúntate al boletín de novedades

Estás en: inicio > artículos de Prevención de riesgos laborales > PREVENCIÓN DEL ESTRÉS
VERSIóN IMPRIMIBLEimprimir / 4634 lecturas / Julio 2007

Las Primeras Técnicas de Relajación.

La relajación como técnica de prevención es muy útil en múltiples niveles, aumenta el nivel de atención, disminuye el nivel de esfuerzo alcanzando el mismo rendimiento y facilita la recuperación tras el esfuerzo, dificultando el proceso que desencadena las patologías cuyo origen son los movimientos  repetitivos o los sobreesfuerzos.

Incluyen algunos aspectos que nos harán contactar con imágenes que tienen cierta carga capaces de generar o movilizar en nosotros energía.

Todo el mundo acepta que tener una serie de pensamientos negativos, por ejemplo: No ganaré el partido, me saldrá mal el examen, perderé el tren ... influye de forma negativa en el resultado. Sin embargo muy poca gente cree que el hecho de pensar de forma positiva sea capaz de mejorar ese resultado. No solamente es una cuestión de creencia si no que es demostrable en la práctica. En esto se fundamenta el Principio de Alimentación Adelantada, si yo preparo mi cuerpo para el éxito, este se predispone al éxito.

El trabajar relajación sentado es bastante difícil puesto que el cuello al relajar su musculatura extensora produce una caída hacia delante de la cabeza. Aunque no lo percibamos conscientemente estamos continuamente realizando una gran fuerza para mantener durante el día la cabeza erguida. Lo cual demuestra que podemos ejercer una tensión enorme con los músculos sin apenas percibirlo. A esto me refiero cuando digo que gastamos diariamente muchísima energía y más que gastar lo que hacemos es desaprovecharla. Podemos sorprendernos de la gran cantidad de energía que derrochamos en el ejecución de esfuerzos mínimos, realizados varias veces a lo largo de un día cualquiera.

Existen movimientos diseñados con la finalidad de percibir el propio cuerpo de forma novedosa. Es decir realizar movimientos que no se han hecho nunca acompañados de un tipo de respiración. Sólo podemos percibir nuevas sensaciones corporales al experimentar con movimientos novedosos, es decir los hábitos que hemos ido adquiriendo con el tiempo no nos permiten percibir el derroche tan grande de energía que  realizamos. Tampoco es de extrañar si pensamos en el nivel tan bajo de conciencia con el que realizamos la mayor parte de las actividades diarias. Pero ¡OJO! con ese nivel de conciencia, de atención, somos capaces de conducir un coche, un avión, cocinar, manejar complejas herramientas...Sin embargo cuando somos capaces de percibir esto y las sensaciones que lo acompañan es cuando realmente alcanzamos la categoría de Ser Humano. Mientras yo no tenga unida la sensación física, la emoción que acompaña y el pensamiento que se origina al realizar cualquier actividad, me encontraré lejos de un equilibrio y armonía personal, favoreciendo a su vez que esta situación se repita con más frecuencia y se dificulte así el avance de mi experiencia-conocimiento, teniendo únicamente información disgregada, sin cohesión y por lo tanto no útil para el auto desarrollo.

La relajación es un trabajo para despertar la conciencia. La hipnosis somete una conciencia a otra, es una técnica encubridora mientras que la relajación es una técnica descubridora, que proporciona los mismos resultados con un poco más de tiempo pero sin depender de nadie. Porque el trabajo de relajación tiene sobre todo ventajas.

prevencionweb.com