Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar labores analiticas y mostrarle publicidad relacionada con sus habitos de navegacion. Al continuar navegando aceptas nuestra Politica de Cookies.
 
INICIO CONTACTAR BOLETÍN COLABORA

Artículos
Prevención del estrés

Contacta
Enlaces
Colabora

Apúntate al boletín de novedades

Estás en: inicio > artículos de Prevención de riesgos laborales > PREVENCIÓN DEL ESTRÉS
VERSIóN IMPRIMIBLEimprimir / 3840 lecturas / Agosto 2007

SERVICIOS DE PREVENCIÓN. EJERCICIOS MEDITATIVOS I

1.- Meditación con los sonidos. Tumbado o sentado con los ojos cerrados, presta atención a la respiración durante unos instantes, deja que se produzca una sensación de calma y a partir de ese momento presta atención a los sonidos que se escuchan a tu alrededor, escúchalos todos, en su conjunto, con ecuanimidad, no te dejes atrapar por ninguno de ellos, hay sonidos próximo y distantes, esta el sonido de mi respiración.
Puede practicarse en un lugar tranquilo o en un lugar ruidoso, puede practicarse igualmente en cualquier lugar con los ojos abiertos y siendo especialmente consciente de los sonido de alrededor.

2.- Meditación con el pensamiento. Sentado o tumbado tomo conciencia de mi respiración, conforme un estado de tranquilidad me invade presto atención a los pensamientos, no hago más que observarlos, no me identifico con ellos, no los evito, no los juzgo, simplemente observo como en mi mente brotan pensamientos, al igual que con los sonidos no me dejo atrapar por ninguno, me mantengo como un observador imparcial al margen de los mismos, sin identificarme, la mente los crea, la mente los observa. Soy más que mis pensamientos, más que las sensaciones, soy el que observa que es esto que sucede.

3.- Meditación con las emociones. Comienzo con alguno de los ejercicios anteriores, cuando llevo un cierto tiempo con ellos puedo observar la aparición de alguna emoción, puede ser agradable o desagradable, la observo sin identificarme con ella, en vez de evitarla me centro por unos momentos en ella, si es de calma tiendo a identificarme más, me siento satisfecho de mi logro, procuro observar con imparcialidad, está ahí, pero puedo observar sin identificación; si la emoción es ingrata intento huir de ella, eso no es observar, procuro observar sin identificarme. Las emociones negativas y las positivas son fuentes de identificación muy fuertes, y cuando me identifico me transformo en aquello a lo que presto atención, ya no soy Yo, observo y regreso a mi.

prevencionweb.com